En este pasado mes de febrero, estimaron los Servicios Jurídicos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que el título de odontólogo permite a los profesionales doctorados con esta titulación la posibilidad de practicar la venopunción o extracción de sangre de una vena. Este hecho supondrá una mayor independencia para este sector de la medicina y a su vez, se inicia una nueva etapa donde tendrá lugar, la presencia de una biomedicina a largo plazo, siempre en constante evolución y desarrollo de esta profesión, lo que supone infinitos beneficios.

Independientemente de la evolución y desarrollo de la profesión, este hecho concede al odontólogo la potestad de proceder con total libertad de actuación, en casos de emergencia en su lugar de trabajo. Asimismo, esta práctica no es una novedad realmente ya que, los doctores, siempre han practicado la venopunción, con anterioridad a este reconocimiento, aunque los responsables de llevarlo a la práctica, eran diplomados Universitarios en Enfermería, que son los profesionales destinados a este fin, con estudios y prácticas para llevarlo a cabo.

Elementos de desarrollo a partir de la concentración sanguínea

dentistaLa sangre con gran valor en elementos de desarrollo, supone el aislamiento del plasma de las proteínas encargadas de cicatrizar las heridas y al mismo tiempo regenerar los tejidos. Una vez tratada la zona afectada, mediante dosificación terapéutica, la fase de restauración se potencia de manera natural. Este suministro permite conseguir una mayor velocidad a las fases de cicatrización de tejidos duros y blandos, minimizando el dolor, así como la inflamación en el postoperatorio.

Puede un dentista extraer sangre

Este hecho supone, disponer del plasma rico en elementos de desarrollo, extrayendo una cantidad concreta de sangre del paciente, que será la base para conseguir un plasma rico en elementos de desarrollo. El resultado de centrifugar el plasma con distintos procesos y sistemas son productos con un comportamiento totalmente distinto. De esta manera podemos lograr PRP (plasma rico en plaquetas) y PRF (plasma rico en fibrina).

En esta área de la medicina, existen diferentes tratamientos odontológicos, que se dispersan en las clínicas dentales, a los que se pueden aportar las propiedades del plasma, como los que detallamos a continuación:

  • Extracciones para conseguir un mejor y más rápido proceso de cicatrización y con mayor cantidad de hueso, eludiendo casi en su totalidad la presencia de alveolo seco.
  • Tratamientos de cirugía, como la periodontal en casos de tejidos tanto blandos como duros.
  • Levantamientos de seno, que presentan un manejo del material para el injerto de mayor calidad, así como facilita el sellado de las perforaciones de la membrana.
  • Aplicable a todo tipo de injertos óseos.

¿En qué consisten los injertos óseos?

dentista cosladaEl plasma, aporta grandes beneficios en casos concretos como los injertos óseos, para implantes dentales. Estos, consisten en aumentar la parte que sufre la carencia de hueso o proteger la porción ósea en la parte donde se va a emplazar la pieza dental fija. Los injertos de hueso no siempre son imprescindibles en todas las cirugías de implantes. Los principales casos, en que los injertos óseos son necesarios, los detallamos a continuación.

  • Cuando deseamos conservar la dimensión ósea de la cresta alveolar, después de la extracción de una pieza dental.
  • Cuando queremos cubrir huesos defectuosos que se encuentran en la parte donde va a ir el implante.
  • En casos de levantamiento del seno maxilar para lograr altura ósea en las partes posteriores.

Este tratamiento es muy común para conseguir un altura y anchura ósea correcta que faciliten un buen resultado, principalmente en implantología instantánea, donde los pacientes, desean una rápida intervención y poder disponer de su nueva pieza dental fija en el menos tiempo posible.