La acción de apretar y rechinar los dientes, de manera inconsciente durante el transcurso del día o en las horas de sueño nocturno, es conocida como Bruxismo. En el post de hoy de la Clínica Dental, vamos a hablar de esta patología y de sus consecuencias.

dentista duele endodonciaEsta enfermedad por norma general es fruto del estrés y puede llegar a ocasionar desperfectos en los dientes. Del mismo modo esta patología, puede causar otras molestias como dolor en la mandíbula e incluso en los oídos. Durante las horas de sueño, esta situación es más complicada. Esto es debido a que la persona que lo sufre no es dueña de sus actos, al permanecer inconsciente, lo que hace aún más difícil poder controlarlo. Las personas que padecen este tipo de trastorno se les conoce con el nombre de bruxómanos.

¿A qué se debe el bruxismo?

La principal causa de sufrir bruxismo suele ser el estrés. Asimismo, presentar un tipo de mordedura poco común o anómala también pueden ser los causantes de dicho trastorno. Esta patología no está ligada a ninguna otra enfermedad concreta, aunque en determinadas circunstancias puede ser motivada por anomalías neurológicas, odontológicas, psiquiátricas o por el consumo continuado de sustancias psicotrópicas. De la misma manera, puede ser una patología del periodonto la responsable de estos trastornos; puentes, coronas, prótesis mal adaptadas e incluso empastes defectuosos suelen ser motivos suficientes, para hacer rechinar o presionar las piezas dentales.

Qué es el bruxismo

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas del bruxismo suelen presentarse sin que el paciente sea consciente de ellos. Los bruxómanos en muy pocas ocasiones perciben que realizan esta acción. Únicamente cuando rechinar los dientes supera un nivel concreto, pueden darse alteraciones o rigidez en los músculos faciales. Asimismo, en situaciones concretas los dientes pueden ser motivo de dolor, así como las articulaciones maxilares, la cara, la sien o los oídos. Este dolor, igualmente también puede expandirse a toda la cabeza. Del mismo modo, si esta patología se alarga en el tiempo, estas dolencias pueden llegar a extenderse a nuca y hombros.

Los principales síntomas de bruxismo son:

  • Estrés y ansiedad
  • Sonidos articulares
  • Dolor de oído
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de mandíbula
  • Deterioro precoz de las pieza dentales
  • Daños en el esmalte dental
  • Desorden del sueño
  • Sensibilidad dental
  • Dolor facial
  • Fracturas en las piezas dentales
  • Agarrotamiento muscular
  • Incremento de los músculos maestros (de la masticación)

¿Qué consecuencias conlleva?

En caso de que el bruxismo sea de carácter leve, puede dar origen a lo que se conoce como facetas esmerilladas o abrasiones. Estas señales de desgaste pueden agravarse si rechinar los dientes se convierte en una práctica habitual, lo que provocará que las piezas dentales se vuelvan sensibles o flojas. Por su parte, una corona deteriorada puede ser visualizada; el diente puede llegar a partirse dañando notablemente la estética.

la endodoncia dueleEl bruxismo puede incrementar la musculatura de la masticación. Este hecho suele provocar situaciones dolorosas como consecuencia de la elevada carga de presión que supone. El exceso prolongado, sufrido en las articulaciones maxilares originan anomalías que impiden o entorpecen abrir la cavidad bucal. El paciente nota una variación en el espacio del disco articular de la articulación maxilar, semejante a un chasquido, al abrir la boca. Si cambia de posición, puede obstaculizar e incluso impedir la acción de abrir la boca.

¿Existe tratamiento para el bruxismo?

El tratamiento para este tipo de patología tiene como objetivo eliminar el dolor y eludir daños dentales de consecuencias graves. A continuación detallamos unas serie de medidas que se pueden adoptar para mitigar sus síntomas:

  • Utilizar técnicas de relajación para combatir la ansiedad y el estrés
  • Recuperar el equilibrio muscular y articular de los dos lados de la cabeza, mediante ejercicios de estiramiento bajo la supervisión de un fisioterapeuta.
  • Relajar los músculos de la cara y las mandíbulas.
  • Oponerse al insomnio
  • Aliviar la sensación de dolor mediante masajes en los músculos de cara, hombros y cuello.
  • Eludir alimentos de difícil masticación y mantenerse hidratado.
  • Suministrar calor húmedo en las zonas doloridas.